Hacemos nuestros propios abalorios

¿Os preguntáis lo que son los abalorios? El nombre suena raro pero no son más que las piezas que usamos para hacer collares, pulseras, anillos, pendientes... en resumen, todo lo que utilizamos para crear una joya.

Mirad, aquí tenéis unos ejemplos:

 

Podríamos comprarlos, por supuesto, y no nos saldría muy caro si lo comparamos con lo que valen las pulseras o collares en las tiendas pero también podemos crear nuestras piezas.

 

Para ello, podríamos usar fimo, por ejemplo.

¿Que qué es el fimo? El fimo es una especie de masa, parecida a la plastilina, a la que podemos dar la forma que queramos.

Se venden en paquetitos como este:

Le podríamos dar una forma redondeada u otra (cuadrada, triangular...) y después lo atravesamos por el centro, de un lado a otro, para poder pasar hilos.

Nuestras figuras hay que meterlas en el horno para que se terminen de hacer pero eso se lo pedimos a alguna persona adulta.

 

Otra opción es usar barro o arcilla.

Con agua, mojamos esos materiales y así podremos modelarlos. Al trozo que cojamos le damos una forma alargada, lo cortamos en rodajitas y a cada pieza le hacemos un agujero.

Lo tendremos que dejar secar o meterlo en un horno especial (dependerá de lo que hayamos usado) pero, igual que antes, para eso es mejor que nos ayuden.

Nosotras os hemos dado dos ideas pero seguro que se os ocurren más para crear ¡vuestras piezas únicas!